Críticas, I recommend, películas

Moonrise Kingdom

Pues sí, ya he visto la última película de Wes Anderson, Moonrise Kingdom.

La historia de dos adolescentes incomprendidos y “raros” a la vista de todo el mundo que deciden huir y hacer de una pequeña playa su paraíso. Una lucha por conseguir sobrevivir en un mundo con reglas absurdas, con personajes que han perdido el rumbo y con las normas de una sociedad que, a lo mejor, no es todo lo perfecta que parece al principio.

La verdad es que me ha gustado.

Moonrise Kingdom creo que puede considerarse un punto y aparte dentro de la filmografía de Wes Anderson. Es cierto que mantiene casi todos los elementos que hacen reconocible sus películas (la gama de colores, la perfección estética, el delicado e impresionante trabajo de la dirección artística, la selección musical…), también nos encontramos con la maravillosa capacidad de convencer a grandes actores para aparecer en películas con personajes poco comunes (Bruce Willis o Edward Northon…) pero también muestra una evolución que abre el camino a una nueva forma de contar historias.

Wes Anderson no se aparta de su estilo, ni de las historias que a él le gustan, pero ha añadido una mayor importancia a la historia, a contar bien la trama principal y a decorarla pero sin perder de vista que lo más importante es contar una historia.  Aquí los protagonistas tienen una trama definida, una historia comprensible y unas acciones bien explicadas. Todo ello dentro de un mundo irreal donde los adultos actúan como niños y los niños actúan como adultos no hace más que crear una historia fascinante, con grandes momentos y detalles que puedes repetir una y otra vez sin borrar la sonrisa de la cara.

Ya la primera escena es una clase magistral de puesta en escena, cámara, fotografía, música…. pero es que cada secuencia tiene sus momentos, sus elementos, sus gags.

Sin duda, lo más sorprendente es la calidad de sus dos protagonistas. Porque, tal y como he dicho, el nivel actoral es apabullante, pero sin sus dos protagonistas la película sería catastrófica. Sin embargo, esos dos niños son creíbles, fascinantes, perfectos.

Así pues, Wes Anderson sigue demostrando que aún le quedan ideas geniales y que su narrativa sigue en constante evolución. Deberemos esperar a ver con qué nos sorprende próximamente…

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s