Críticas, series tv

Isabel y los malditos 70 minutos

Siempre he pensado que, con la importancia que ha tenido España en la historia mundial durante muchos siglos (por algo fue uno de los Imperios durante la época moderna, para bien o para mal), pocos eran los que se atrevían a hacer series de televisión (o películas) basadas en hechos históricos o ambientadas en el Siglo de Oro, la Guerra contra los árabes, las luchas contra Napoleón o incluso momentos más actuales como la Guerra de Cuba. Parece que el único periodo histórico que ha interesado es la Guerra Civil (y ya va siendo hora de abandonar la Guerra Civil, que está un poco sobada). Hay muchos otros momentos que merecen ser contados, sobretodo de la etapa medieval, que fue el de mayor esplendor del Reino de Castilla y de la Corona de Aragón.

Si bien aceptamos las historias de romanos de la HBO (Roma) o las historias de los Tudor o los Borgia… si nos tragamos las aventuras de los presidentes americanos (con Lincoln como protagonista de la nueva película de Spielberg) o con la guerra de Secesión americana… ¿por qué no se ha llevado a cabo más acercamientos a nuestra propia historia? Es cierto que tenemos Alatriste (una gran decepción), Lope (un intento de hacer Shakespeare in Love que no le llega ni a la suela de los zapatos) y ahora Isabel… pero todavía hay muchas historias que contar.

Isabel empezó la semana pasada y he visto dos capítulos. Como vengo diciendo últimamente cuando me enfrento a series españolas, no puedo comentar aspectos técnicos ni artísticos porque ya hemos llegado al nivel americano. Esto es una realidad. Nuestras series no tienen por qué tener miedo de enfrentarse a los niveles americanos en lo que se refiere al aspecto visual.

Pero ahora, el problema al cual nos tenemos que enfrentar, es a su duración y, en consecuencia, al ritmo y a sus aburridos capítulos. Es hora de eliminar los capítulos de 70-80 minutos y aceptar los capítulos de 40 minutos americanos. Si en USA, Inglaterra y el resto de países trabajan con capítulos de 40 minutos (y de 20) ¿por qué demonios nosotros seguimos prisioneros de una duración que no nos ayuda en nada?

Capítulos tan largos provocan que las tramas se alarguen, las situaciones se vuelvan aburridas, los guionistas tengan que inventarse tramas innecesarias, el ritmo de edición y de dirección se convierta en una cadencia que ayuda a dormirse…. en definitiva, el gran problema de la ficción nacional ya no es la calidad técnica o artística, no es los temas que trata ni sus argumentos… el gran problema es la OBLIGACIÓN de trabajar en esquemas temporales incorrectos.

Isabel me parece aburrídisma. Lenta, cansina. He visto dos capítulos por si acaso sólo era un problema del piloto, pero no. El segundo capítulo era igual de cansino. Y estoy convencido que esto será un habitual en toda la serie. ¿Cómo puede ser una serie medieval aburrida? Hay sangre, intrigas, guerras, muertes…. y sin embargo uno no puede dejar de mirar el reloj.

El problema no es de las productoras, ni los guionistas. El problema no es de la audiencia ni el público. El problema es de las cadenas de televisión que quieren un prime time desde las nueve de la noche hasta la una de la mañana. Eso es imposible.

Así que, por favor, en nombre de la ficción nacional… cambiemos de una vez por todas el chip televisivo. Queremos capítulos de 40 minutos.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s