Críticas, películas

Animals, de Marçal Forés

La nueva película de un director salido de la ESCAC ya se ha estrenado. Se trata de Animals, de Marçal Forés y lo primero que uno piensa tras ver la película es que por fin hay alguien que se atreve a hacer un producto un poco diferente dentro del panorama audiovisual, al menos a nivel estético.

Desde Escándalo ya han salido dramas personales (como Lo mejor de mí o Tres días con la família) y dramas sci-fi (Eva). Ahora toca un nuevo drama, pero en este caso indie-gusvantsiano. La diferencia es que Marçal se ha atrevido a acercarse a una estética fílmica que, hasta el momento, parecía imposible de traer al cine español: el cine indie. Los planos, los encuadres, los paisajes, los actores, la música, el arte… todo te lleva a un mundo diferente, a un mundo poético, a un lugar en el cual te gustaría vivir.

Un instituto donde puedes hablar en inglés o catalán, que está situado en medio del bosque, rodeado de un paisaje montañoso precioso y con un lago fabuloso. Un lugar donde los adolescentes pueden tocar música en el garaje y escuchar vinilos y Ipods sin miramientos, donde pueden irse a pasar un rato bañándose en el lago, donde puedes ir en bicicleta por la autopista, donde el instituto es como los que hemos visto en las pelis americanas.

Animals tiene mucha conexión con Brick (aunque Brick es una película mucho más redonda a nivel argumental), con el cine de adolescentes de Gus Van Sant o con Les amours imaginares. Y eso, para mí, ya le da una calidad que la puede convertir en una peli de culto.

También tiene una parte negativa que no puedo evitar decir, y es que la historia es algo monótona y poco profunda (a pesar de intentar ser muy profunda). El conflicto del protagonista y sus problemas con los amigos reales y los imaginarios creo que se quedan algo cortos y que faltaría algún punto de conflicto más. Algo que ayudase a entender mejor las decisiones del protagonista y los secundarios. Probablemente con un diseño del conflicto más visible (y con unas tramas para los secundarios más elaboradas, ya que se reducen a ser simples acompañantes del protagonista, pero no tienen valor por si mismos) la película podría resultar mucho más interesante y disfrutable. Sin embargo, al reducirse a los conflictos internos del protagonista, la historia parece encallarse y no evolucionar.

Aún así, creo que atreverse a contar este tipo de historias con estéticas aparentemente tan poco autóctonas como el indie ya convierten a Animals en una peli interesante de ver. Mención aparte se merece Deerhof, el osito de peluche, que me parece fantástico y que crea algunos de los mejores momentos de la película. Y su peculiar forma de hablar, fantástica, aunque se haya perdido su idioma original (el inglés) por la versión catalana (que funciona igual de bien). Yo quiero tener un Deerhof en casa!

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s