Críticas, I recommend, teatro

La vida es sueño (en el Teatre Lliure)

calde3

Así sí. ASÍ SÍ!

Todos los que me conocen saben que tengo un problema con las adaptaciones de las obras de teatro clásicas. La mayoría de ellas no me gustan. Adaptar una obra de teatro clásico es muy difícil. Muchos autores consideran que pueden hacer lo que quieran: desde colocar un rayo azul en medio del escenario y colgar caballos en El Alcalde de Zalamea a hacer una versión de El Mercader de Venecia con una recreación de Amy Winehouse . Estos dos ejemplos son reales. Y no son llevados a cabo por grupos amateur, sino que han sido dos espectáculos que he visto en el TNC.

A mí no me gustan las adaptaciones que se toman libremente un texto clásico. Si tienes que adaptar, hazlo de todas todas. Cambia el verso por diálogos actuales, ropas, escenarios, situaciones…. pero si sólo vas a adaptar aquello que a ti te apetece para hacerlo “moderno” mejor que no lo hagas. ¿Por qué? Porque si esas obras han sobrevivido tantos años (algunas 500, otras 300, otras 2000) significa que lo importante es la palabra y no el envoltorio.

Por suerte, La vida es Sueño no ha sufrido este tipo de “adaptación”. Es fiel al clásico y eso se agradece.

El vestuario, la escenografía, la música, el texto… todo te lleva a la época en que Calderón de la Barca escribió “La vida es sueño”. Y para mi gusto así es como debe de ser. Y algunos podrán decir: pero acaso no es ésta versión una adaptación? Por supuesto. Pero fiel a lo que ya existía en la obra del siglo XVII. Que se usen los recursos actuales para mejorar este tipo de obras no me parece mal (el uso de la luz, del espacio, recursos como la forma de trasladar a la “fiera” de Segismundo como si fuese un animal salvaje) siempre que tenga una lógica. ¿Acaso no es moderno que Blanca Portillo haga el protagonista masculino? ¿Qué hay más moderno que eso?

Y si hay una cosa que se tiene que resaltar es el fantástico trabajo de Blanca Portillo que parece que le ha pillado el gusto a los personajes masculinos (tras Hamlet) y hace una versión de Segismundo fantástica.

En definitiva, para mí ésta es la fórmula que deberían seguir las adaptaciones de las obras clásicas: ser fieles a los textos originales y usar los recursos actuales para mejorar algunos detalles. Todo aquello que sea revisionar un clásico, por favor, que le llamen “Basado en.” Al menos nos quedaremos más tranquilos.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s