Críticas

Before Midnight

beforemidnight18 años. Ese es el tiempo que hace que se conocen Jesse y Celine.

Primero fue un encuentro casual, casi adolescente. Dos chicos jóvenes que mantienen una aventura de una sola noche en Viena y que termina con una promesa: volverán a verse en el mismo sitio en un plazo de un mes. Sin embargo, la promesa no se cumple.

Nueve años después, Jesse ha escrito un libro sobre esa cita y durante su tour literario vuelve a reencontrarse con Celine. Tienen ochenta minutos antes que Jesse tome un avión que le lleve a su siguiente parada literaria. Ochenta minutos en los que se explican sus vidas, sus sentimientos, sus anhelos, sus intereses. Ochenta minutos para descubrir que el amor que sintieron aquella noche en Viena sigue vivo y que esta es la oportunidad que estaban esperando. Esa segunda oportunidad para retomar su historia de amor.

Y esta vez vuelven a pasar nueve años. Pero nueve años en los que Jesse y Celine han convivido, han amado, han discutido, han sido padres, han hecho una vida de pareja. Y por primera vez nos encontramos no con una historia sobre el “qué podría haber sido” o “el amor platónico entre dos desconocidos” sino que nos encontramos es con una pareja real. Una pareja que se encuentra en un momento peligroso, en el que una pequeña chispa puede estropearlo todo.

“Before Midnight” es, probablemente, la película que mejor retrata la crisis de los cuarenta. Personas que empiezan a sentir que, a lo mejor, no han tomado la decisión correcta pero que tienen miedo a reconocerlo y perder aquello que tanto les ha costado construir de manera conjunta. Personas que saben lo que quieren pero no saben cómo decirlo ni como llevarlo a cabo.

Sin duda es la película más madura de la trilogía, la más emotiva, la más dura. Puede parecer que Before Midnight es una tragedia. Pero no. Porque acaba con un rayo de esperanza. Jesse y Celine puede que hayan dejado de quererse, pero al menos son capaces de aceptarlo, reconocerlo y luchar por reconstruir ese amor. Y eso es lo realmente conmovedor de la película: ya no importan tanto sus discusiones, ni sus largas charlas mientras caminan. No, ahora lo que realmente importa son sus silencios, sus miradas y sus gestos.

“Before Midnight” es el mejor cierre que podríamos encontrarnos para la pareja Jesse-Celine. No creo que llegue a existir una nueva película de “Before…”, sin embargo, si llegasen a hacerla, por favor, que sea cuando lleguen a los ochenta años. Eso sí que será realmente sorprendente y emotivo.

Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s