I recommend, Personal

Operación Triunfo mola

Estos últimos días he comentado varias veces a algunos amigos que soy fan de la nueva edición de “Operación Triunfo” y la reacción siempre ha sido entre sorpresa, incredulidad o incomprensión. ¿Por qué? ¿Por qué la gente se sorprende cuando digo que me gusta la nueva edición de OT? Además aún me miran más raro cuando les digo que yo no veo las galas, ni que me conozco el nombre de muchos de los concursantes. Me dicen: ¿entonces cómo puede ser que sea fan de este formato si no has visto las galas? Pues aquí van mis razones:

1) Operación Triunfo se disfruta en youtube, no sólo en televisión. Este concurso ha comprendido muy bien cual es el target al que va dirigido: los “millenial”. Un target que ya no mira la televisión tradicional y que es incapaz de aguantar galas de cuatro horas de duración. Los millenials no necesitan aguantar galas interminables, ahora pueden ver lo que ocurre en la Academia 24 horas al día y pueden disfrutar de playlists en su canal oficial de todo aquello que les parezca importantes (los pases de micro, las clases, los músicos invitados, los momentos “top”…). Yo decido lo qué quiero ver y cuando quiero verlo.

2) El uso de las redes sociales crea un vinculo especial entre el concursante y el espectador. Estamos en el Siglo XXI y todos tenemos facebook, twitter, instagram. Así que lo lógico era que los concursantes tuviesen cuentas en estas redes sociales. Me parece super interesante que puedas disfrutar del contenido que generan ellos mismos a través de sus cuentas de Instagram: esto crea cercanía ya que ellos deciden qué fotos colgar, que videos compartir y qué quieren comunicar. La barrera de la televisión desaparece cuando les ves haciéndose una foto y, al instante, la encuentras en tu feed de Instagram.

3) Puedes ver las clases de los profesores al completo. Es algo muy interesante. Hasta ahora sólo podíamos disfrutar de algunos momentos en los resumenes de la gala pero ahora puedes ver las clases completas en youtube. ¿Te interesa la cultura musical de Guille Milkiway? Están completas y para verlo online! ¿Yoga? ¿Bailes de salón? ¿Interpretación? ¿Etiqueta y comunicación? Cualquiera de estas clases puedes disfrutarlas semanalmente y permite convertirte en un alumno más.

4) La selección de lo temas muestra un gran abanico de estilos. En las primeras ediciones de OT, en el 2001) la mayoría de los temas eran pop-rock mainstream. Ahora, en cambio, cantan de todo: Rufus Wainwright, Michael Jackson, David Bowie, Prince, el musical “Rent”, La La Land… por primera vez los temas semanales empiezan a enseñar que la música no son sólo hits nacionales o internacionales (que también), sino que hay todo tipo de estilos musicales y todas son igual de válidas.

5) La selección del casting y del profesorado es impecable. Chicos y chicas jóvenes pero con mucho talento (tocan instrumentos, componen…) y con muchas ganas de aprender. Además son humildes, sencillos, naturales. Ya era hora que un programa de televisión volviese a mostrar que la juventud no es sólo “Hombres, Mujeres y Viceversa” o “Gandía Shore”. Y los profesores igual. Ya era hora que se abriese la puerta a una nueva generación de talento profesional: Guille Milkiway, los Javis, Vicky de Fama…. es una manera de aportar una mirada fresca y joven de entender el mundo. La manera en que los Javis han tratado temas como la transexualidad (por ejemplo), permite que temas que hasta hace poco eran tabú en TVE se vean como algo normal.

¿Todavía no os he convencido para disfrutar de OT? ¿A qué esperáis? Para mí este es un breve resumen de por qué me parece que Operación Triunfo mola. Un programa que ha sabido reinventarse y aprovechar la nueva tecnología para convertirse (de nuevo) en un fenómeno musical. Han logrado que la barrera entre el espectador y el programa se haya difuminado. Yo ya no me siento un mero espectador de un talent show que se emite un día en un canal de televisión, sino que puedo sentirme un alumno más que escucha las clases de Guille Milkiway a través de youtube, que sufro con los pases de micro en directo y que disfruto cuando conocen a sus ídolos cuando estos les visitan por sorpresa.

Anuncios
Estándar
Personal

Fragmentos

IMG_9560

“¿Qué vas a hacer dos meses allí?”

“Nada.”

“¿Entonces para qué vas tan lejos si podrías no hacer ‘nada’ aquí?”

“Por que no sería lo mismo. Aquí seguiría trabajando para los demás y ahora quiero tener un tiempo para mí.”

Esta conversación ocurrió bastantes veces en los meses previos a mi viaje. Todas y cada una de las veces tenía que explicar que me iba para reencontrarme, para disfrutar, para absorver todo lo que pudiese de una ciudad que siempre ofrece más de lo que esperas. Necesitaba tomar distancia, ser capaz de desarrollar mis propias historias, mis propias obsesiones, mi propio espacio. Y lo he hecho.

Es la tercera vez que la visito pero ha sido la primera que siento que la he disfrutado de verdad. La razón es obvia: no es lo mismo hacer de turista 10 días que vivir en ella dos meses. Tener una casa, conocer tu barrio, ir a comprar cada día en el mismo supermercado, hacer la colada en un servicio de lavandería, tener la posibilidad de decidir dónde vas en el mismo día, el Museo que vas a visitar o, simplemente, decidir comprar un libro para leerlo en un parque mientras ves la gente pasear.

¿Cómo resumir tanto en una sola imagen? Se me hace imposible. Nueva York es una ciudad tan poliédrica que decidir una sola fotografía para expresar lo que es vivir dos meses ahí sería resumirla a una de sus caras. Por eso prefiero creo que el mosaico es la mejor opción. Han habido días, noches, conciertos, exposiciones, viajes, comidas, cenas, encuentros inesperados, descubrimientos… Ha sido tanto que tengo la sensación que los dos meses han pasado rápido. Demasiado rápido.

Espero volver pronto. Sé que lo haré.

Estándar
Personal

Y sin embargo…

19748766_10155544603013708_1376941801992221501_n

Te he echado de menos.

La gente me preguntaba por ti y yo no sabía qué contestar. ¿Por qué te abandoné? La respuesta fácil es por falta de tiempo. Los últimos años han sido intensos y si algo me ha faltado es precisamente eso: tiempo. El trabajo me iba consumiendo poco a poco y tenía que ceder las horas, los minutos, los segundos que encontraba disponible. Todo lo que fuese superfluo era devorado por el trabajo. Y cada vez engullía más y más…

Como digo, ésa la respuesta fácil. Puedo dar otra un poco más compleja, un poco más personal: me cansé de ti, me cansé de que la gente empezase a conocerte, de que la gente te criticase. Supongo que empezabas a reclamar tu espacio y yo no lo supe entender. Me parecía que en lugar de ser un hobbie te convertías en una obligación y, por eso, decidí que había llegado tu hora. 

Han sido dos años en los que siempre te tuve presente pero que, por alguna extraña razón, preferí mirar hacia otro lado. Fuiste mi vía de escape, el lugar en el que mostrar las canciones que me gustaban, las películas que veía, las series que devoraba, los libros que me nutrían. Hay veces que necesitamos distancia, entender por qué hacemos las cosas y si merece la pena continuar con ellas o abandonarlas en el olvido. Pero siempre estuviste ahí, esperándome. Y no sabes cómo lo agradezco.

No será como antes, lo sé. Tampoco es lo que espero. Pero lo iremos descubriendo juntos.

Estándar