I recommend, películas

DOCU: Life, Animated (2016)

lifeanimated_og

¿Qué pasa cuando un niño aparentemente normal cambia de un día para otro y deja de comunicarse, reír, bailar o jugar? ¿Cómo enfrentarse a la realidad del autismo? ¿Qué hacer para superar esa barrera y conseguir que la vida sea lo más fácil si tu hijo sufre esta enfermedad? Ron Susking (el guionista y padre de Owen Susking, el protagonista absoluto de este proyecto) encontró la respuesta y el resultado es el maravilloso documental “Life, Animated”.

“Life, Animated” nos relata lo dificil que es para el núcleo familiar convivir con un autista y cómo encontraron una fórmula para comunicarse con él: las películas Disney. A través de toda la filmografía animada (El rey León, Aladdin, La Sirenita, El libro de la Selva, etc…) consiguieron que Owen se mostrase receptivo al mundo y, gracias a ello, lograron inculcarle unos valores y pudieron hacerle ser lo más independiente posible dentro de los límites que impone esta enfermedad.

Esta película documental nos cuenta todo este desde dos puntos clave: la narración de ese pasado en el que se tuvieron que enfrentar a la enfermedad y cómo lograron superarla y, la segunda línea temporal, que se centra en uno de los momentos más importantes de la vida de Owen Susking: el momento en que ha terminado el Instituto y tiene que enfrentarse a la vida real: vivir en su propia casa, lejos del entorno familiar y con un trabajo en un multicines. Esto, que parece bastante normal, cobra una importancia vital para un  autista: ¿será capaz de enfrentarse a todos los problemas teniendo sus problemas de comunicación y de comprensión del mundo? ¿Cómo se enfrentará al amor y al desamor? ¿Cómo se sentirá cuando no pueda pedir ayuda a su hermano mayor? ¿Logrará mantener el órden dentro de su casa, cocinar, hacer la compra?

Para mí, sin duda, es toda esta aventura la que hace que el documental sea maravilloso ya que no se centra tanto en la parte negativa de la enfermedad sino que es capaz a través del humor y de la vida diaria de Owen de mostrar como todo el mundo es capaz de enfrentarse a los problemas y superar las adversidades. Porque Owen ha vivido en una burbuja Disney y ha sido capaz de entender conflictos profundos y asumir unos valores pero el cine de la factoría de Mickey Mouse siempre acaba con un final feliz y, la vida real, no es como en las películas animadas.

 

Anuncios
Estándar
teatro

Teatro: 1984 (Broadway)

1984-981298

En un momento en que nuestras vidas están controladas por las redes sociales (y son capaces de monitorizar no sólo lo que vemos sino que incluso pueden adivinar lo que nos interesará en un futuro) y la confianza en la política y el periodismo está bajo mínimos, ¿qué mejor momento para llevar a cabo una versión teatral del libro 1984?

A primera vista parece harto dificil trasladar un libro como el escrito por George Orwell a un escenario. De hecho yo tenía mis dudas antes de la función. Sin embargo, creo que han acertado al 100% en el método elegido: el desconcierto del protagonista (y el espectador) en saber si lo que estamos viendo está ocurriendo en realidad o todo se produce su cabeza. Para ello juegan con la repetición de escenas, conversaciones, situaciones pero variando algunos elementos de manera sútil (o no tan sútil), el juego de luces estroboscópicas, los golpes de sonido y el constante uso de las enormes pantallas donde se proyectan algunas de las escenas del denominado “minuto de odio”.

18EIGHTYFOURJP1-superJumbo

La función dura unos 100 minutos y no cuenta con intermedio, cosa que consigue que el nivel de intensidad vaya aumentando hasta niveles insostenibles cerca del final (para aquellos que hayan leído el libro, que espero que sean todos, toda la parte del Ministerio del Amor). Para mí, es aquí donde la obra llega a su mejor momento: cuando el protagonista se ve encerrado en ese vacío blanco, intentando demostrar su inocencia. El nivel de crueldad y de energía, mezclado con el juego visual y sonoro hace que, como espectador, luches entre seguir mirando las torturas a las que se ve forzado el protagonista o bien cierres los ojos. Sólo por aguantar esos últimos 20 minutos ya merece la pena.

Ya la han disfrutado en el West End, y ahora está en Broadway con Olivia Munn y Tom Sturridge interpretando a la pareja protagonista (que, para mí, son los más flojillos de todo el reparto. Quizás me esperaba más de ellos, no lo sé). Tengo que añadir que me encantaría que alguien trajese 1984 a Barcelona. Creo que sería una función perfecta para el TNC, así que crucemos los dedos.

 

Estándar
musica

MÚSICA: Ala.ni

Ala.ni_ Una de las cosas con las que más disfrutaba en este blog era cuando comentaba mis gustos musicales, mis descubrimientos y compartía videoclips de artistas desconocidos que luego llegaban a convertirse en famosos El caso más emblemático fue el de Adele, que empecé a escucharla con su primer disco (su primera aparición en este blog fue en el 2008, aquí el link) y ahora se ha convertido en una de las voces más importantes del panorama musical.

Pues bien, quiero mantener la tradición y seguir hablando de voces que espero que lleguen a triunfar, así que hoy quiero compartir a Ala.ni. La primera vez que la escuché fue en la emisión del programa de Jules Holland en Mayo del 2005. Me pareció que tenía una fuerza, una intensidad y un dominio de la melodía y la voz digno de cualquier cantante de la época dorada del jazz. Si queréis ver el video en cuestión, lo tenéis a continuación:

En aquella época todavía no había publicado ningún disco, sino que tenía algunas canciones sueltas en formato E.P. En 2016 publicó su primer disco “You & I”, en el que se encuentran todas las canciones que había publicado previamente y algunas canciones nuevas. Todas mantienen el mismo estilo jazzístico con letras personales y relacionadas en su gran mayoría con el amor y el desamor. Entre ellas, mis favoritas son Darkness at noon (la que se escucha en el video) y To the river, una canción que trata sobre la muerte pero, en lugar de con el habitual estilo triste y deprimente, con una melodía alegre y divertida.

En concierto ya ha venido a Barcelona en dos o tres ocasiones. Yo la pude disfrutar en el Jamboree en Julio del 2016. ¿Qué puedo decir? Simplemente que fue como teletransportarme a mediados de los años 50. Su voz, acompañada de dos músicos, su fuerza y energía, su mirada y sus pequeñas pausas en las que compartía sus pensamientos con el público asistente hicieron que fuese un concierto maravilloso. Además, en los habituales bises hizo algo completamente novedoso (o al menos era la primera vez que lo veía): generar una canción completamente nueva a partir de frases y palabras que el propio público le decía durante el show.

Os recomiendo que escucheis su disco y que, cuando vuelva en concierto, no os la perdáis.

Estándar