Personal

La lucha del todo gratis (o el caso cultura vs. Airbnb/Uber)

A ver, ¿cuánta gente se ha descargado series de televisión este año? ¿Películas? ¿Música? ¿Libros? Si la respuesta es: “yo nunca me he descargado nada”, probablemente sea mentira. Estamos en un país donde la picaresca siempre ha existido (de “El lazarillo de Tormes” hasta Undargarin y Bárcenas).

Cuando llegó internet, nadie supo predecir lo que ello iba a implicar. Era un lugar todavía por explorar, por descubrir. Poco a poco se empezó a construir un sistema de intercambios de archivos, sobre todo de productos culturales: fueron apareciendo programas tipo Napster (para compartir archivos de mp3 entre usuarios) y, más tarde, todos los buscadores y programas de descarga de archivos torrent. Pero sólo unos pocos vieron que eso era peligroso. Total, ¿qué importa si los consumidores descargan gratuitamente películas, series y música? Los pobres artistas viven de las subvenciones, es una industria que no interesa a nadie.

Pero luego vinieron las páginas que ponían en contacto a gente que, libremente, compartía casa para que los turistas que visitaban la ciudad X pudiesen alojarse en su hogar pagando mucho menos que lo que costaría una habitación de hotel. O conductores que ofrecían su coche a otros usuarios que tenían que viajar al sitio Y lo hiciesen de una manera más barata que pidiendo un taxi.

Ah. ¡Eso es diferente!

Nadie puede tocar el la industria del turismo, ni la del transporte. Ahí hay muchos intereses políticos y económicos para que vengan cuatro inútiles de internet y trastoquen el sistema. ¡En este caso sí que tenemos que perseguir las páginas que ofrecen estos servicios! ¡Vamos a multarlos! ¡Vamos a ir casa a casa por todo un vecindario y llamaremos al timbre, inspeccionaremos cada casa y descubriremos si la alquilan de manera legal o ilegal.

¿No da que pensar?

Cuando se ha tocado algo que genera mucho dinero a los gobiernos, éste ha utilizado todo su poder para intentar eliminarlo. Probablemente porque estas plataformas (AirBnb o Uber, por poner dos ejemplos muy famosos) podía provocar un descenso de ingresos en las arcas del estado y además los grupos hoteleros y las asociaciones de taxistas deben haber presionado al gobierno para que hiciese algo para eliminar el problema de raíz.

Pero, volvamos al mundo de la industria cultural. A pesar de que el mundo de la cultura ha estado reivindicando una lucha contra la piratería, nadie ha movido un dedo para intentar frenar o buscar alternativas al “todo gratis”. ¿Por qué? Yo diré la respuesta: la industria de las telecomunicaciones.

El usuario está dispuesto a pagar 50 euros mensuales para que su red teléfonica descargue en pocos segundos ese capítulo de esa serie de la que todo el mundo habla. Y el usuario también está dispuesto a pagar 500 euros por una tableta donde poder disfrutar de ese producto descargado de manera gratis. Pero que nadie le hable de pagar 7 euros por ir al cine, ni 3 euros por ver esa película en una plataforma legal y no se te ocurra pagar un euro por una canción o cinco euros por un e-book. Ah no! No piensan pagar por eso, que para algo lo pueden descargar gratis y verlo en su pantalla 3D 4K recién comprada o en su Ipad Air de última generación.

Hasta que nadie explique realmente que el “todo gratis” no existe, sino que simplemente se están aprovechando de la excusa del “todo gratis” para vender más móviles, más tablets, más megas por segundo, más discos duros, más televisores… la industria cultural no tendrá solución.

Sólo espero que no llegue el día en que la gente que producimos contenido audiovisual/cultural no desaparezcamos… porque si eso ocurre, ¿para qué tanto aparatito si no habrá nada que ver/leer en él?

Anuncios
Estándar
Críticas, I recommend

Gravity

gravity-movie-poster-closeupHace un par de semanas vi Gravity, la película de Alfonso Cuarón.

Y aluciné.

No tanto por la historia, que me parece normal (la aventura galáctica de Sandra Bullock no está mal, pero tampoco es que sea sorprendente) sino por la forma en que está rodada Gravity. Es, sin duda, la mejor película que he visto en 3D desde que empezó esta obsesión por las tres dimensiones. Ni Avatar le llega a la suela de los zapatos. Visualmente es magistral, sorprendente, increíble. No tengo palabras para describirlo. Me pareció simplemente maravilloso.

El juego espacial, esos planos que no tengo ni idea de cómo se han rodado… esa maravillosa manera de recrear la falta de gravedad, la forma en que la cámara es capaz de pasar de un plano general al POV de Sandra Bullock para después hacer una panorámica y volver a un plano general sin que nos demos cuenta de que todo es un mismo plano (sí, un falso plano secuencia porque la cantidad de efectos que se han llevado a cabo para recrear ese plano secuencia debe ser alucinante… pero sigue siendo un plano secuencia).

En definitiva, es una maravilla. Además que existe otro gran elemento que ayuda a disfrutar de su visionado: el juego sonoro. Otro de los grandes aciertos de la película, ya que como todo el mundo sabe, en el espacio no existe el sonido. Así que lo único que oímos es a través de los intercomunicadores, de las ondas, o de los momentos en que sí que hay aire (el interior de los trajes, las naves, etc..)

Sin duda es una de las películas en las que se demuestra que Alfonso Cuarón es uno de los mejores realizadores del momento, ya que usa todos los trucos posibles para mantenernos al borde del asiento. Es cierto que a lo mejor existen muchos “diabolicus ex machina”, pero eso, a mí, me da igual. Mientras me lo pase bien, no me importa el 100% de la veracidad de la historia ni de sus trampas. Sólo hubo algunos momentos (cuando está a punto de terminar la peli) que a lo mejor llegan a desconectarte y a pensar que se ha pasado con los problemas. No puedo decir mucho para no estropear el final… pero digamos que llega un momento en el que dices: “claro, después de todo esto, después de todo lo que ha pasado Sandra Bullock… sólo le faltaba esto!”

Desde aquí pido que, aquellos que tengan información de cómo se ha rodado, que me lo digan. Tengo mucha curiosidad en descubrirlo. De verdad de la buena. Y a aquellos que todavía no se hayan acercado a los cines… no se a qué esperan. ¿Cuando podrán viajar al espacio? Esto es lo más cerca que vamos a estar de poder disfrutar de un viaje espacial!

Estándar
Críticas, películas

Barcelona, nit d’estiu

barcelona_nit_d_estiu_23152Es fantástico que en la actualidad, en un momento en que nadie va al cine, o se descargan películas por internet… en un momento en que el mundo de la promoción te destroza las películas en largos e interminables trailers… en un momento en que cuando una película se estrena te de la sensación de que hace años que sabes de esa película, pues es sorprendente que aparezcan pequeñas joyas como Barcelona, nit d’estiu.

Lo primero que me ha gustado como se ha llevado a cabo es la promoción. En lugar de hacer un preestreno y su consiguiente estreno en salas, los chicos de Barcelona, nit d’estiu han hecho un tour por distintas ciudades de Catalunya en el que se proyectaba la película a la vez que Joan Dausà tocaba en el piano las canciones que salen en la propia película. Es decir, los productores han convertido el asistir a una proyección en todo un show. Y eso es de agradecer. Me parece que en un momento como el actual, la distribución tiene que empezar a darse cuenta que una película ya no es un gancho lo suficientemente potente para el espectador. El film tiene que conectar con el público, tiene que sorprender, tiene que llamar la atención. Barcelona nit d’estiu no es la primera que hace un juego como este (Los Ilusos se proyectaba en salas de arte y ensayo con el director y parte del elenco en la misma sala dispuestas a realizar un coloquio después del pase de la película). Me alegro de que los nuevos directores, los nuevos productores y los nuevos distribuidores empiecen a explorar nuevos sistemas de promoción. Así es como se evoluciona.

Sobre la película, pues tengo que decir que también me ha gustado bastante.

Es cierto que hay historias que me gustan más e historias que me parecen un pelín más flojas, pero en conjunto creo que es una buena ópera prima. Es fresca, es moderna, tiene un elenco de actores bastante bueno, una fotografía muy buena y una buena selección musical. Para mí, de todas las historias, la que mejor funciona es la de la pareja que descubren durante la noche que van a ser padres. Y también me parece que funciona muy bien la historia de los amigos reunidos en una cena y la de los futbolistas. Las otras tres, me parecen un poco más flojas, sobre todo porque el guión me parece un pelín forzado. La de los niños sobre todo.

Pero como digo, creo es muy valiente por parte de todo el equipo técnico y artístico hacer una película coral, diferente, urbana, moderna y que encima funcione, te divierta y consiga conectar con el público. Me alegro mucho que la gente de la ESCAC siga demostrando que el cine puede emocionar y que el cine todavía puede interesar, si se sabe qué contar y cómo contarlo.

Estándar