I recommend, películas

DOCU: Life, Animated (2016)

lifeanimated_og

¿Qué pasa cuando un niño aparentemente normal cambia de un día para otro y deja de comunicarse, reír, bailar o jugar? ¿Cómo enfrentarse a la realidad del autismo? ¿Qué hacer para superar esa barrera y conseguir que la vida sea lo más fácil si tu hijo sufre esta enfermedad? Ron Susking (el guionista y padre de Owen Susking, el protagonista absoluto de este proyecto) encontró la respuesta y el resultado es el maravilloso documental “Life, Animated”.

“Life, Animated” nos relata lo dificil que es para el núcleo familiar convivir con un autista y cómo encontraron una fórmula para comunicarse con él: las películas Disney. A través de toda la filmografía animada (El rey León, Aladdin, La Sirenita, El libro de la Selva, etc…) consiguieron que Owen se mostrase receptivo al mundo y, gracias a ello, lograron inculcarle unos valores y pudieron hacerle ser lo más independiente posible dentro de los límites que impone esta enfermedad.

Esta película documental nos cuenta todo este desde dos puntos clave: la narración de ese pasado en el que se tuvieron que enfrentar a la enfermedad y cómo lograron superarla y, la segunda línea temporal, que se centra en uno de los momentos más importantes de la vida de Owen Susking: el momento en que ha terminado el Instituto y tiene que enfrentarse a la vida real: vivir en su propia casa, lejos del entorno familiar y con un trabajo en un multicines. Esto, que parece bastante normal, cobra una importancia vital para un  autista: ¿será capaz de enfrentarse a todos los problemas teniendo sus problemas de comunicación y de comprensión del mundo? ¿Cómo se enfrentará al amor y al desamor? ¿Cómo se sentirá cuando no pueda pedir ayuda a su hermano mayor? ¿Logrará mantener el órden dentro de su casa, cocinar, hacer la compra?

Para mí, sin duda, es toda esta aventura la que hace que el documental sea maravilloso ya que no se centra tanto en la parte negativa de la enfermedad sino que es capaz a través del humor y de la vida diaria de Owen de mostrar como todo el mundo es capaz de enfrentarse a los problemas y superar las adversidades. Porque Owen ha vivido en una burbuja Disney y ha sido capaz de entender conflictos profundos y asumir unos valores pero el cine de la factoría de Mickey Mouse siempre acaba con un final feliz y, la vida real, no es como en las películas animadas.

 

Anuncios
Estándar
Críticas, películas

Cuando el peor enemigo de Pixar es… Pixar

Volvemos a la carga con mis entradas habituales sobre cine, música, exposiciones y demás…. hoy toca empezar por una de las últimas películas que he visto: Brave.

Brave me ha gustado. Es cierto que no es la mejor, pero tampoco considero que se merezca el nivel de criticismo que se ha llevado.

Nos encontramos ante un grave problema: las películas de Pixar ya no es valorada por sus películas individuales, sino por la marca Pixar. ¿Qué quiero decir con esto? Que Brave se ha llevado un gran número de críticas negativas por no ser “tan profunda, tan madura, tan adulta” como películas anteriores de la compañía (y que habitualmente se relacionan con Up, Walle o Toy Story 3).

Y yo creo… es eso malo?

Sigue leyendo

Estándar
Críticas, I recommend, Personal, You must...

¿Volvemos a África?

Es extraño volver al cine ocho años después para volver a ver una película que viste cuando tenías 10 años. Desde entonces la has revisionado en VHS, en la tele, en DVD…. pero pocas veces tendrás la oportunidad de verla de nuevo en el cine. Sin embargo, parece ser que Disney se le ha antojado recuperar películas y pasarlas al 3D. Ya lo hicieron con La Bella y la Bestia y ahora lo han hecho con El rey León. Yo no lo he visto en 3d (por varias razones, la primera es que ya no queda en ningún cine) pero no importa. Me he sentado en una sala donde los asistentes no pasaban de los cinco años t he vuelto a visitar África.

La decisión de verla ha salido de mi hermana, que ahora tiene 18 años y que no ha vivido la época dorada del cine infantil. Cuando estrenaron El rey León (en 1994) ella sólo tenía un año… así que no ha visto ni Aladdin, ni La Bella y la Bestia, ni la Sirenita, ni Pesadilla antes de Navidad…. en cine. Las ha disfrutado en la tele… pero no es lo mismo.

¿Por qué digo que no ha vivido la época dorada del cine infantil? Porque ayer, tras volver a ver las aventuras de Simba no me encontré frente a una película naïf, tonta, superficial. El rey León (como la mayoría de películas infantiles de los noventa) entendían que el público infantil no es tonto. Que sabe entender cosas profundas y que incluso una historia tan compleja como Hamlet puede ser representada para niños que no superan el metro de altura.

Durante los ochenta / noventa el cine infantil-juvenil tenía drama, aventuras, emoción, tristeza, alegría, reflejaba grandes problemas desde una perspectiva accesible a los niños. Sin embargo, ahora, todo se ha convertido en temática tonta, superficial, con personajes bastante materialistas y simplones. Sólo se salva Pixar (la gran Pixar) que sigue manteniendo la idea de que el cine infantil tiene que contar una buena historia. Sin eso, el cine no es nada.

Por algo será que Pixar es la reina, que sabe que un anciano puede ser el protagonista de una historia de animación, que incluso un robot (cercano a Cortocircuito) puede mover montañas para salvar a Eva. No sé dónde se han quedado los creadores del cine infantil-juvenil… pero por favor, que vuelvan a revisarse las películas Disney de la época dorada, que vuelvan a ver las películas de Jim Henson, que vuelvan a leerse a los grandes autores de la literatura juvenil.

Y que nos dejen ya de vender películas como “Un Chihuaha en Los Angeles” porque eso es simple y llanamente decir que somos lo suficientemente imbéciles como para pagar por ver basura.

Estándar